Claves para conseguir el mejor préstamo reforma e incrementar el valor de tu vivienda

⌛️ 22.6.2021 (Tiempo de lectura: 15 min.)

Claves para conseguir el mejor préstamo reforma e incrementar el valor de tu vivienda

Adecuar nuestro hogar a nuestras necesidades para que sea lo más práctico y confortable es una tendencia al alza. El año 2020 y todo lo que llevamos del 2021, por ejemplo, el incremento en el gasto de reformas por parte de los españoles ha sido muy importante, afectando desde pequeños cambios estéticos a otros mucho más relevantes que inciden en el valor de tu hogar.

Esta importancia es aún mayor si tenemos en cuenta tanto la estructura de propiedad y riqueza de los españoles. Según el Banco de España la riqueza de los hogares en activos inmobiliarios se sitúa actualmente en el 446,9% del PIB, lo que representa 3,8 veces más que el resto de los activos financieros.

La importancia de la reforma de una casa

En muchas ocasiones, cuando procedemos a reformar la casa lo hacemos motivos estéticos o funcionales, para tener una vivienda más accesible, más cómoda y adaptada a los últimos cambios.

Pero, no debemos olvidar incluso en estos casos que el motivo económico siempre es la base. Una casa acondicionada supone no solo que no pierda el valor por su depreciación por antigüedad, sino que incluso se incrementa. Si conectamos este hecho con que la principal riqueza de los españoles reside en el patrimonio inmobiliario, la reforma periódica de una casa es fundamental y, en esta, entra en juego los préstamos reforma.

El objetivo es que tu casa valga más, ya sea para vender, alquilar o para conseguir una garantía para financiación como es una hipoteca o una hipoteca inversa a la hora de la jubilación.

En caso de venta

Alrededor del 3-4% del parque total de viviendas en España está en venta, lo que genera una enorme competitividad, especialmente en momentos de mercado a la baja. Por eso, la reforma de la vivienda es fundamental para conseguir vender a mejor precio y más rápido.

En el caso de alquiler

Una vivienda con mejoras siempre genera una renta mayor, pero no es la única ventaja, también genera menores gastos para el propietario de reparaciones y mantenimiento por lo que su rentabilidad es superior.

A la hora de conseguir financiación

La vivienda es el principal bien o garantía con la que conseguir financiación cuando esta es en una cuantía importante. Si necesitas más dinero que, por un préstamo personal, una hipoteca con la garantía de la vivienda es la solución, y lo es, más cuanto mayor valor tenga la vivienda.

Así, por un lado, conseguirás más dinero o que sea un porcentaje inferior con respecto al valor total de la vivienda y por otro lo harás en mejores condiciones, con un interés más bajo.

Para conseguir una renta periódica que complemente la jubilación

Fórmulas como la hipoteca inversa crecen en el mercado y lo hacen precisamente por el importante patrimonio inmobiliario que atesoran muchos españoles cuando llegan a la edad de jubilación.

Con una vivienda reformada el valor de la vivienda será superior y también lo será la cantidad que recibirás como renta periódica avalada por este inmueble.

Además, las reformas en el hogar también sirven para solucionar problemas y convertirse en la mejor solución para disfrutar de ahorro económico a largo plazo, mejoran la eficiencia energética del hogar e incluso lo hacen más saludable.

Compara los préstamos online

Características de un préstamo reforma

Visto los grandes beneficios, ahora toca financiar esta reforma, y es donde entra en juego el préstamo reforma.

A través de un préstamo nos permite que no tengamos que esperar a tener un dinero ahorrado para acometer una reforma. Más cuando la espera va en contra de nuestros intereses, ya que en muchos casos lo que hace es que se deteriore más la vivienda y, por tanto, que se tenga que hacer frente a un mayor gasto.

Por ello, un préstamo reforma nos da la oportunidad de acometer cuando sea necesaria y, además lo hace con unas características que le diferencian de otro tipo de financiación:

  • Plazo: Los préstamos reforma tienen tradicionalmente los plazos máximos más largos, incluso por encima de los préstamos para coche. No es raro encontrar préstamos de más de 7 años de plazo. Esto nos permite poder financiar mayores cantidades y hacerlo con una cuota que se ajuste a nuestro presupuesto.
  • Tipo de interés: La TAE dependerá de distintas variables, como es especialmente la cuantía y la duración. Al ser préstamos de cantidades importantes en ocasiones el coste puede elevarse, por lo que comparar entre préstamos debe ser siempre una prioridad para así conseguir el préstamo más económico.
  • Comisiones de apertura y/o administración: No todos los préstamos lo aplican, pero sí algunas entidades encareciendo la operación. Aunque viene reflejada la TAE no debemos olvidar que estas comisiones se cobran al inicio de la operación, generalmente restando del importe a recibir, por lo que supone recibir menos dinero para nuestra reforma.
  • Cuantía: También se adapta a esta necesidad ofreciendo préstamos con cuantía mucho más elevada, también incluso por encima de muchos préstamos de consumo superando incluso los 60.000 euros.

Cómo elegir el préstamo vivienda más adecuado

El préstamo reforma más adecuado puede parecer el préstamo más barato. En parte es así, el coste es una variable fundamental, pero no es la única que debemos tener en cuenta.

Un préstamo es siempre un compromiso entre dos partes, quien entrega el dinero y quién lo recibe y tiene que devolver, por lo que amoldarse a tus circunstancias particulares es muy importante para asegurar que se adecúe a tu presupuesto familiar.

Por ello a la hora de elegir el mejor préstamo reforma es importante seguir estos pasos:

Cuantía del préstamo

Determinar correctamente la cantidad que necesitas. A diferencia de otros préstamos, como para financiar la compra de un coche o de un bien como un equipo informático, el precio no es fijo y ya conocido, sino que es estimado. Es más, es muy común en este tipo de préstamos incurrir a un coste superior. Por ello, cuando pidamos un presupuesto (que suele ser un requisito obligatorio para el estudio de la operación) si es conveniente pedir algo de más para tener margen.

Es cierto que pedir dinero de más conlleva pagar más intereses, pero este coste no es comparable con el de tener que incurrir en un nuevo préstamo para acabar unas obras o renunciar a parte de ella por no tener dinero. Además, pedir un segundo préstamo es en la mayoría de los casos no es posible por el endeudamiento previo o requiere de unas cantidades mínimas por encima de lo que necesitamos.

Cuota asumible para una operación a largo plazo

Un préstamo para reforma debe tener un tratamiento muy diferente de otro tipo de financiación como un préstamo para imprevistos. Si en este último, al ser de una cuantía pequeña debemos garantizar la devolución en el corto plazo, en un préstamo a largo plazo y por cuotas como los préstamos reforma es importante hacer frente a estos pagos durante toda la duración.

Por ello, es mucho más importante poder hacer frente al préstamo todos los meses que intentar pagarlo lo antes posible con cuotas elevadas. La elección de la cuota que permita su pago sin sobresaltos es tan importante. Si ya tenemos la cantidad que necesitamos para la reforma, ahora toca determinar el plazo para hallar la cuota resultante.

Cuanto mayor sea el plazo más baja puede ser la cuota. Pero al igual que no se trata de determinar cuotas irreales que imposibiliten el pago, tampoco de pagar lo menos posible, sino de pagar lo máximo que podamos acorde a nuestros ingresos.

Amortización anticipada sin coste

Otro punto que valorar es la posibilidad de poder adelantar pagos, ya sean totales o principalmente parciales sin coste, sin pagar comisión por ello. La combinación de una cuota cómoda que permita su pago, como hemos visto anteriormente con la de poder adelantar pagos cuando lo deseemos es económicamente de lo más beneficioso para el consumidor.

Con ello conseguiremos pagar con los menores apuros posibles la cuota periódicamente y siempre que sea posible adelantar pagos con el objetivo de disminuir el coste global del préstamo reforma.

Préstamo de reforma en casa frente a Hipoteca, ventajas e inconvenientes

Al estar hablando de un préstamo de un importe tan importante en muchas reformas y tener siempre una vivienda en propiedad, una alternativa distinta es instrumentalizar esta rehabilitación del hogar a través de una hipoteca.

A priori puede parecer atractivo por el precio, pero un análisis más exhaustivo nos muestra que tiene puntos a favor y otros en contra.

Puntos a favor y en contra de una hipoteca para reforma

Una hipoteca, al tener siempre detrás una garantía adicional, la vivienda, le confiere ciertas ventajas:

  • Intereses más bajos, ya sean fijos o variables, debido a la garantía de la vivienda.
  • Cantidades mayores, aunque dependerá, si la vivienda está hipotecada de la diferencia entre la deuda preexistente y el valor de la vivienda.
  • Plazo más elevado, aunque en muchas ocasiones, si es una ampliación de una hipoteca, supeditado al tiempo pendiente de esta misma.

Pero no todo son ventajas. La principal desventaja son los gastos iniciales que hacía que hacer frente (notaría, gestoría, impuestos, etc.) que hacen que la operación no solo sea más compleja, sino también que su coste se dispare a no ser que esos gastos los podamos distribuir en el tiempo por pedir una cantidad elevada a devolver a largo plazo.

Puntos a favor de un préstamo personal para reforma

Por otro lado, un préstamo reforma es una operación mucho más sencilla y flexible, que, aunque puede ser algo más caro, sus ventajas son:

  • Costes de inicio mucho más baratos (sólo la comisión de apertura) o inexistentes (si no se cobra esa comisión).
  • Tiempos de tramitación mucho más cortos. En muchas ocasiones puedes tener un préstamo en unos pocos días.
  • No genera anotaciones registrales (de la deuda pendiente) que limita las opciones de venta de la vivienda hasta que no se den de baja.

Fiscalidad de los préstamos para reforma de casa

Aunque como regla general los préstamos no generan ventajas fiscales por el objetivo de este tipo de financiación, rehabilitar la vivienda, si hay doy posibilidades de conseguirlas, tanto para vivienda propia como cuando esta se alquila.

Deducciones por rehabilitación

Hasta el año 2013 sí se podía deducir por rehabilitación de vivienda habitual (al igual que compra). Desde este año esta deducción general finalizó, pero se han mantenido pequeñas deducciones en algunos tramos autonómicos en las siguientes comunidades:

  • Andalucía: En vivienda habitual protegida.
  • Aragón: Para menores de 35 años y en núcleos rurales.
  • Asturias: Contribuyentes con discapacidad.
  • Baleares: Para las reformas que mejoren la sostenibilidad de la vivienda habitual.
  • Canarias: Rehabilitación energética y reforma de la vivienda habitual. También si se adecúa para personas con discapacidad.
  • Cantabria: Obras de mejora.
  • Castilla y León: Para jóvenes en núcleos rurales, para alquiler en núcleos rurales y adaptación para discapacitados.
  • Cataluña: Rehabilitación de la vivienda.
  • Galicia: Mejora en la eficiencia energética.
  • Murcia: Menores de 35 años.
  • La Rioja: Rehabilitación de vivienda en núcleos rurales.

Esta situación puede mejorar, ya que, tras la aprobación de la Ley del Cambio Climático, el Gobierno está preparando una normativa que recuperará la deducción por rehabilitación de vivienda en la próxima declaración de la renta.

Esta nueva deducción estará destinada a personas físicas que acrediten haber realizado reformas en su vivienda habitual o en una vivienda de su propiedad alquilada como vivienda habitual, si esta busca la mejora de la eficiencia energética. La deducción no será aplicable a las rehabilitaciones de segundas residencias.

Beneficios fiscales en casas para alquiler

Tener una vivienda alquilada conlleva una serie de gastos, muchos de ellos deducibles. Hacienda. Como norma general, la Agencia Tributaria permite restar a los ingresos del alquiler todos los gastos que se relacionan con la gestión y mantenimiento de esta vivenda. Dentro de estos gastos deducibles por el alquiler también entrarían los gastos de reforma y conservación, pero no los de mejora.

Los gastos de mejora no se incluyen, ya que según el criterio de Hacienda generan un incremento del valor y por tanto, que se alquile por más precio, por lo que cuando hagamos una reforma para una vivienda para alquilar, habrá algunos gastos que sí podremos incluir en la deducción y otros no:

  • No podremos: Los que conlleven nuevas instalaciones, por ejemplo, instalar aire acondicionado en una vivienda que no lo tenga.
  • Si se puede deducir: Los que mantengan el uso normal de las instalaciones, como pintura o sustitución de una instalación (como una caldera, puertas de seguridad, etc).

En todo caso, con la reforma mejoramos enormemente el valor de la casa, con independencia de su fin (vivir, vender o alquilar), y los préstamos reforma una herramienta fundamental para conseguir ese objetivo.