Cómo preparar la declaración de la renta

26.3.2020 (Tiempo de lectura: 10 min.)

Blog

Hacer la declaración de la renta rápidamente es para muchos un sinónimo de recibir una devolución en pocos días. Si juntamos que el inicio de la campaña coincide con el descanso de Semana Santa, las ganas de recibir un dinero que pague unos días de vacaciones se multiplican.

Pero las prisas pueden tener errores. La Agencia Tributaria incluye la información que ha recibido o le han remitido, pero no tiene porque tener toda. Son los contribuyentes los que tienen que consignar toda la información fiscal. Además, no todos los ciudadanos pueden presentar la declaración tal y como se la remite la Agencia Tributaria, por ejemplo, los autónomos tienen que consignar manualmente sus ingresos (al igual que sus gastos). Lo explicamos.

Qué si incluye y que no incluye la información que manda Hacienda

Un asalariado, que solo tiene como ingresos su nómina, vive en una casa propia o de alquiler con referencia catastral en España y como productos financieros una cuenta bancaria y otros productos financieros con retención en el cobro, como fondos de inversión, no tendrá problema en presentar su declaración, pero son muchos los que si tienen que proporcionar mucha información:

  • Ingresos patrimoniales, como son las ventas de acciones, inmuebles u otro tipo de bienes, o plusvalías generadas por su vente
  • Tener derecho a deducciones, tanto estatales como autónomicas, entre las que se incluyen:
    • Donaciones
    • Gastos escolares
    • Alquiler de vivienda (algunas comunidades autónomas)
    • Inversiones en nuevas empresas, etc.
  • Recibir subvenciones, aunque las de pequeño importe estén exentas desde 2018
  • Percibir remuneración por trabajos profesionales
  • Cambios en las circunstancias familiares o personales no informados

En definitiva, hay muchas posibilidades de tener que modificar nuestra declaración o que contenga algún error, de la que los únicos responsables seremos nosotros, los contribuyentes. Un caso especial y más problemático es el de los autónomos.

En este caso podemos pedir los datos fiscales a la Agencia Tributaria, pero es muy común que se haya percibido rendimientos de actividades económicas con retención y que la empresa no lo haya comunicado. En caso de discrepancia siempre hay que incluir la información, y guardar todo soporte tanto facturas como el pago de estas, es el soporte documental necesario en caso de una posterior revisión. Por ello, si no has recibido los certificados de ingresos y retenciones, solicítelos ya a cada uno de los proveedores.

Además, si el autónomo tributa en estimación directa podrá incluir todo tipo de gastos relacionados con su actividad profesional, desde consumos, salarios, servicios exteriores hasta los intereses de los préstamos solicitados para realizar su actividad. En todo caso debe guardar soporte documental de toda esta información.

¿Y si no tengo obligación de hacer la declaración?

Otro error común es no presentar la declaración si no existe obligación de hacer la declaración. Que no esté obligado no significa que no pueda realizarlo.

Por todo ello, compruebe el resultado con la aplicación web de la Agencia Tributaria. En caso de que sea a pagar, no tendrá obligación de presentarla. Pero, si por retenciones de rendimientos en cuentas corrientes o deducciones, especialmente por adquisición de vivienda, tiene derecho a devolución, preséntala para recuperar unos impuestos que ya has pagado por anticipado.

En definitiva, pide y comprueba toda la información fiscal, asesórate en caso de duda antes de hacer la presentación y si quieres presentar tu declaración pronto, empieza ya a recabar todos los datos necesarios.

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos

Compartir en Facebook

¿Tienes alguna pregunta o alguna experiencia propia? Compártela en los comentarios.

También podría interesarte