Consejos de seguridad que debes tomar ante cualquier crédito

4.9.2019 (Tiempo de lectura: 5 minutos)

Blog

En la oferta actual de financiamientos existe un mar de posibilidades para todo tipo de clientes. La modalidad de préstamo online proporciona alternativas a las cuales no se había tenido acceso debido a la preponderancia de las instituciones bancarias. Pero de manera simultánea a este nuevo mercado con amplias ramificaciones se han presentado algunos retos.

Debido a su magnitud, los usuarios deben pensar con mayor cuidado antes de elegir la opción de crédito que mejor se adapte a sus requerimientos. De modo que presentamos los siguientes consejos con el objeto de llevar al cliente hacia la decisión ideal.

¿Cómo reconocer una oferta fraudulenta?

En vista de la diversificación de los productos crediticios, es importante tener en la mira situaciones que pudiesen indicar alguna irregularidad legal. Esto se aplica principalmente para aquellos suministrados mediante el modo online debido a que son más propensos a contener promesas ilícitas. Aun así, los aspectos que se enumerarán a continuación pueden aplicarse para cualquier tipo de crédito:

  1. Exigen un depósito previo: las compañías crediticias confiables no piden transferencias de fondos por parte del cliente. Es de suponer que la persona solicita un financiamiento porque no cuenta con el dinero que ingresó en su solicitud. Si se presentara el caso de que exijan un depósito, se trata de una táctica para obtener las ganancias y luego desaparecer sin cumplir el contrato.
  2. Ofertas demasiado atractivas: los créditos que garantizan el otorgamiento de grandes sumas de dinero, sin intereses ni garantías por lo general no son de fiar. Esta clase de empresas ven el préstamo como una inversión. Por ende, debe haber una ganancia implícita para el acreedor.
  3. Cuestionario con detalles personales: una forma de robar dinero y datos personales a través de una compañía ficticia es conseguir datos privados. Entre ellos figuran las contraseñas, preguntas de seguridad y todos esos detalles que solo debe saber el cliente.

Consideraciones antes de pedir un crédito

  • Estudia tus finanzas: los solicitantes suelen cometer el error de pedir créditos que exceden su capacidad de pago u otros muy bajos. Tal circunstancia viene dada porque la persona no sabe cuál es su situación financiera real. Para estar consciente de ello es indispensable hacer una lista con los ingresos y egresos mensuales. Sobre la base de esto se tiene la oportunidad de tomar decisiones más acertadas.
  • Crea una garantía propia: los créditos sin aval son el producto preferido de los clientes por su versatilidad, pero es evidente que el deudor queda desprotegido ante algún imprevisto. Se recomienda buscar una garantía personal que ayude a cubrir los pagos, para cuando no se cuente con los medios para amortizar los gastos pendientes. Es un acto preventivo que resguardará de contraer compromisos dañinos frente a casos inesperados.
  • Examina el contrato: incluso cuando se trata de una buena propuesta siempre se debe leer minuciosamente el contrato. Es común que los deudores expresen sus quejas por terminar pagando de más, pero esto puede suceder porque hubo un elemento de lo pactado que se pasó por alto. La tasa de interés, los plazos, el importe y el tipo de crédito son factores que pueden modificar el total a pagar.

Usa el comparador de créditos

La inseguridad antes de pedir un crédito es un factor que influye en las elecciones incorrectas. Los comparadores de créditos pueden ser una vía que disminuya el estrés puesto que filtra las opciones fundamentadas en las características especificadas por cada persona. Aunado a ello, el cliente estará accediendo a una base de datos compuesta por instituciones crediticias certificadas.

En la web hay comparadores que consideran hasta 200 créditos ofrecidos por bancos y empresas online. Acudiendo a este recurso tecnológico gratuito no se dejará ninguna oferta conveniente de lado. Además, acelera el proceso de selección en tanto que brinda acceso claro y conciso a un conjunto de alternativas que responden a los requerimientos del usuario de forma automática.

Los pasos para usarlo son simples, solo se debe hacer clic a los rasgos que se buscan en el crédito y presionar “comparar”. Allí aparecerán los diversos créditos confrontados según sus particularidades (costo, comisiones, intereses, requisitos, forma de pago, etc.). Es posible elegir hasta cuatro alternativas en cada búsqueda realizada.

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos

Compartir en Facebook

¿Tienes alguna pregunta o alguna experiencia propia? Compártela en los comentarios.

También podría interesarte