¿Es rentable comprar un coche?

20.3.2020 (Tiempo de lectura: 10 min.)

¿Es rentable comprar un coche?

Un coche es un medio de transporte fundamental para muchas personas y familias. Aunque se busque economizar y otras ventajas que ofrece el transporte público no siempre es posible.

Aunque si que es cierto que en España tenemos una clara tendencia (que, aunque es general en casi todos los países aquí es más acusada) a usar el transporte privado si “nuestra economía” lo permite.

Lo hemos visto tras la crisis, en la que la recuperación vino seguida de un aumento del uso del transporte privado, con independencia del precio del combustible. Pero también en estos años han surgido alternativas que permiten tener un coche sin comprarlo, desde el renting, con el que a cambio del pago de una cuota tienes un vehículo a tu disposición al car sharing, con el que pagas solo cuando lo uses.

En todo caso, la mejor decisión se basa en un correcto análisis de tus necesidades y conocer todos los gastos que conlleva mantener un vehículo.

El dilema del coche eléctrico y alternativas en ciudad

El coche eléctrico se está confirmando como una gran opción para el ahorro en uno de los principales costes: el combustible. Pero a cambio tenemos aún hándicaps importantes.

El primero la inversión que es mucho más elevada que si se compra un vehículo de combustible, ya sea de gasolina o diésel. El segundo es que el mantenimiento, en esta fase inicial de este tipo de vehículos es más caro que en un coche normal, el tercero, que son vehículos generalmente pequeños y por tanto con una versatilidad limitada y e cuarto y muy importante es la autonomía, que sigue siendo muy limitada en viajes largos y usándose mucho en la ciudad.

Este uso urbano choca con alternativas tan buenas como el alquiler de coches por uso en las grandes ciudades. Una alternativa que permite disfrutar de ese tipo de vehículos son tener que hacer un importante desembolso. Financieramente hacer frente a un coche eléctrico es rentables si se hace un uso muy intensivo y son muchos los que comparten este tipo de vehículos con otro tradicional para los viajes más largos.

Renting, otra opción especialmente para empresas y profesionales

Pero no siempre el uso masivo es sinónimo de rentabilidad. Usar mucho un coche también multiplica sus riesgos y sus costes en averías y mantenimiento. También lleva a que la “vida útil” del vehículo se reduzca y con ello la sustitución y otra inversión.

En estos casos es el renting una opción a considerar. No da opción a adquirir al vehículo, ni pagando una última cuota o valor residual como el leasing, pero si te cubre en sus pagos periódicos mensuales no solo el alquiler del vehículo, también su mantenimiento y seguro.

En definitiva, comprar un coche, que muchas veces se financia sigue siendo una opción mayoritaria. Pero analizando nuestras propias necesidades si podemos ver si esos gastos son asumibles y si hay otras opciones en las que podemos usar un vehículo privado sin tener que realizar un desembolso tan importante en su compra y en el mantenimiento.

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos

Compartir en Facebook

¿Tienes alguna pregunta o alguna experiencia propia? Compártela en los comentarios.

También podría interesarte