¿Por qué se solicitan préstamos urgentes?

18.9.2019 (Tiempo de lectura: 5 minutos)

Blog

Actualmente las entidades crediticias poseen un amplio abanico de opciones adaptadas a la necesidad de rapidez. Cada día es más frecuente que las personas exijan este tipo de productos porque la dinámica de la vida así lo demanda. Esta característica de inmediatez permite que los préstamos urgentes tengan flexibilidad en cuanto a su campo de aplicación.

¿Qué es un crédito rápido?

Son modalidades de financiamiento caracterizadas por concederse en un período limitado de tiempo que suele oscilar entre las 24 y 48 horas. Su funcionamiento es el mismo que el de los créditos rápidos, por lo que es posible utilizar ambos términos para referirse al mismo producto. También es válido referirse a este como créditos rápidos y créditos al instante.

El objetivo principal de los créditos rápidos es generar liquidez inmediata para que el cliente pueda solventar situaciones sin contratiempos. De hecho, el acreedor no examina la finalidad del importe solicitado, y tampoco se piden avales. Sin embargo, los intereses calculados para estos son elevados en comparación con otros tipos de créditos.

Motivos para pedir créditos urgentes

La mitad de las personas que solicitan créditos urgentes argumentan que han decidido hacerlo por motivos inusitados. El otro cincuenta por ciento tiene motivos variados para pedirlo. En lo subsiguiente vamos a enumerar las razones de ambos grupos:

  1. Pagar una factura: en ocasiones las facturas se disparan debido a un gasto de servicio. Esto sucede especialmente en temporadas de verano o invierno cuando los electrodomésticos consumen una mayor cantidad de energía.
  2. Reparación de coche: es una de las justificaciones habituales porque los clientes no desean comprometer su presupuesto para gastarlo en el coche. Entonces optan por un crédito rápido en tanto que les permite una holgura financiera mientras se repara el automóvil.
  3. Multa de tráfico: las infracciones pueden dejar deudas que se pueden acumular en el tiempo hasta convertirse en algo dañino. Es por esto que muchos piden este financiamiento para erradicar tal compromiso en un solo pago.
  4. Compra de alimentos: se estima que un 8% de los españoles que solicitan un crédito rápido lo hace para cubrir su alimentación hasta final de mes.
  5. Iniciar un proyecto: algunos lo piden con la finalidad de impulsar un emprendimiento. Debido a que se pueden solicitar cantidades pequeñas es un uso adecuado para pequeños empresarios.

Un crédito para pagar otro crédito

La rapidez de los préstamos urgentes ha provocado que se utilicen para pagar deudas que se han salido de control. Detrás de este motivo se esconde una estrategia destinada al fracaso. La idea de pagar dos créditos de forma simultánea solo va a producir un problema mayor pues los intereses por mora son excesivamente altos.

Es importante recordar que un préstamo no es un regalo. Más bien debería tomarse como una inversión. En este sentido, se recomienda evitar pedir un crédito urgente para aliviar deudas. Antes resulta mejor preguntarse qué puedes vender para aliviar el compromiso.

Los créditos rápidos pueden ser una herramienta de extensa utilidad si se emplean con sensatez. Las facilidades en el proceso de solicitud y otorgamiento a veces hacen que el cliente pierda el objetivo de su petición. Aunado a ello, se deben considerar diferentes propuestas con el fin de elegir la que mejor se adapte a las circunstancias.

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos

Compartir en Facebook

¿Tienes alguna pregunta o alguna experiencia propia? Compártela en los comentarios.

También podría interesarte