Hoy en día, con el auge de las nuevas tecnologías, estamos mucho más expuestos que antes a recibir información fraudulenta. Desde las denominadas “Fake News” hasta otro tipo de comunicaciones para intentar estafarnos a costa de hacernos clicar en algún enlace o bien haciéndonos creer que nos ofrecen un préstamo con condiciones muy ventajosas para atraer nuestra atención.

Lo más importante para evitar ser estafado es leer bien lo que recibimos antes de hacerle caso. Para ello, te exponemos algunos consejos que te ayudarán a identificar cuándo estamos siendo víctimas de una estafa y cómo actuar ante ella.

Qué son los préstamos fraudulentos

Los préstamos fraudulentos son intentos de estafa de alguna persona o grupo de personas que se hacen pasar por una verdadera entidad o por un particular real que dice ofrecernos un préstamo con muy buenas condiciones.

Por desgracia, todos nosotros podemos ser víctimas de un intento de fraude en cualquier momento. Sin embargo, si no hacemos caso no pasará nada y no habrá sido más que un intento fallido por parte del estafador.

¿Necesitas financiación para tu proyecto?

Cómo reconocer un préstamo fraudulento

Lo más importante para no caer en la trampa de un fraude es conocer la manera más habitual en la que los estafadores suelen aparecer, así como otros factores que envuelven estos intentos de fraude. A continuación, te los explicamos, por lo que en el momento que detectes cualquier de ellos, estate alerta y comienza a sospechar que puede tratarse de una estafa.

Forma de anunciarse

Una de las pistas principales para sospechar de una oferta de préstamo recibida es que nos venga sin haberla solicitado. Así, puedes plantearte: ¿he solicitado un préstamo recientemente a esta entidad o a esta persona? Si la respuesta es no, es muy posible que se trate de un intento de estafa. Estas ofertas de préstamo pueden llegarte a través de las redes sociales, WhatsApp o correo electrónico.

Por otra parte, si el supuesto prestatario es extranjero y te está ofreciendo un crédito a ti que resides en España, es otro factor para sospechar. Piensa que, en caso de impago por tu parte, los prestatarios tendrán muy difícil recuperar el dinero, y este es un riesgo que las entidades prestamistas no correrían.

Además, estos mensajes fraudulentos suelen tener faltas gramaticales y ortográficas, otro factor para hacernos sospechar de la veracidad de la oferta de préstamo.

En caso de que el prestamista tenga una página web, debemos verificar si se trata de una verdadera entidad de crédito. Por ejemplo, si su página no contiene un Aviso Legal o no contiene la Información Normalizada Europea del Crédito (INE), es motivo suficiente para sospechar que se trata de una estafa. También si, por ejemplo, la URL de la web no comienza por “ https”.

Atractivas condiciones

En cuanto a las condiciones de un préstamo fraudulento, suelen ser mejores que las de otras entidades financieras, lo cual también debe hacernos pensar que no se trata de una oferta real.

Pensemos que los estafadores quieren atraer al prestatario a toda costa, por lo que les harán leer lo que cualquier querría escuchar con tal de que caigan en su trampa.

Pagos por adelantado

En general, en las ofertas de préstamos fraudulentos hacen pagar cierta cantidad por adelantado. Recordemos que esto es algo que jamás ocurre cuando solicitamos un préstamo en cualquier entidad, donde una vez recibido el préstamo, comienzas a pagar las cuotas mensuales para devolver la cantidad prestada más los intereses generados.

Por tanto, si recibes una oferta en la que debas abonar dinero por adelantado, no sigas adelante porque lo más seguro es que se trate de una estafa.

No miran la solvencia del prestatario

Otro factor fundamental de los préstamos fraudulentos es que no suelen interesarse por la solvencia del prestatario, algo surrealista porque cualquier entidad financiera que presta dinero, analiza primero la solvencia y situación económica de aquel al que le van a prestar el dinero.

Ningún prestamista concede un préstamo sin estar seguro de que el prestatario va a poder hacer frente a la devolución del dinero en el plazo acordado por ambas partes.

No envían contrato

Además de todo lo anterior, en los préstamos fraudulentos no se suele enviar un contrato de préstamo, algo que inmediatamente debe hacernos sospechar que no se trata de una oferta real. En toda solicitud de préstamo se firma un contrato por ambas partes con las condiciones del acuerdo.

Qué hacer si te estafan

Si has tenido la mala suerte de caer en la trampa, te recomendamos proceder con las siguientes acciones de inmediato:

  • Redacta exactamente lo que ha sucedido antes de que se te olvide. Anota las fechas en las que fue ocurriendo cada acontecimiento, nombres, teléfonos, emails y todos los detalles de la operación, incluidos pantallazos o emails recibidos.
  • Denuncia la estafa antes la Comisaría de Policía u oficina de la Guardia Civil más cercana
  • Presenta una queja formal ante la Comisión Federal de Comercio (FTC). Con esto estarás ayudando a identificar patrones utilizados por los estafadores que servirán para tratar de prevenir que sigan actuando con otras personas.

Compara los mejores préstamos personales

Comparar
image

Ejemplo de préstamos fraudulentos

¿Cómo es un préstamo fraudulento? A continuación, te mostramos un ejemplo de un préstamo fraudulento que se encontró en Facebook:

Como podemos ver, se trata de un texto con alguna falta ortográfica a la hora de utilizar mayúsculas y minúsculas. Además, ofrece una cantidad de hasta 500.000 euros, la cual es demasiado alta si comparamos con las cifras que ofrecen normalmente las entidades financieras. En la comunicación se habla del tipo de interés del préstamo, pero no habla del TAE o Tasa Anual Equivalente, tasa que muestra el precio final del préstamo y que los prestatarios están obligados a facilitar.

En resumen, es un anuncio que parece ofrecer dinero de una manera sencilla y rápida, sin mencionar el previo análisis de solvencia del prestatario que se haría antes de conceder el dinero. Claramente un fraude que debemos ignorar según lo vemos.

Consejos finales

Cuando se trata de solicitar financiación, se recomienda hacerlo en entidades reconocidas. También cabe la posibilidad de que sean particulares los que se ofrecen como prestamistas, pero mientras los encuentres a través de páginas webs reconocidas, como el comparador de préstamos de finbino, no hay por qué sospechar de la veracidad de las ofertas de préstamo.

Sobre todo, estate muy alerta de quién te contacta, de cómo te contacta y de por qué te contacta. También resulta muy útil buscar a través de Internet información adicional sobre la entidad que te ha contactado para verificar su existencia y fiabilidad. Muchas veces encontramos veredictos de personas que han sido o han intentado ser estafadas previamente a través de la misma comunicación que has podido recibir tú. Por tanto, se recomienda realizar una búsqueda por Internet para cotejar información.

Fuentes: La Vanguardia, ABC, El Economista, Camino Financial, Banco Mundial

Encuentra el mejor préstamo y crédito onlineVer los mejores préstamos
image