Estrategias para ahorrar si viajas

⌛️ 15.5.2021 (Tiempo de lectura: 10 min.)

Estrategias para ahorrar si viajas

Las vacaciones son uno de los momentos más esperados por millones de personas. Ya sean salidas cortas, pero especialmente las de verano, son un momento central en el año y con ello también uno de los principales gastos dentro de las economías familiares.

El gasto medio de un español en vacaciones, según los últimos estudios antes de la pandemia se situaba en una media de 2.034 euros. Este dato, aunque importante, es complicado, ya que la variación de gasto si es muy relevante. En general hay una gran variación, pero oscila entre los 1.000 y los 3.000 euros, incluyendo transporte, alojamiento y todo tipo de gastos de ocio y consumo.

Esta gran diferencia se basa no solo en los días en los que vayamos fuera, sino que son muchos los que eligen destinos cada vez más lejos de sus fronteras, asumiendo más gastos. Y este es uno de los puntos clave, si es importante antes de viajar ahorrar o buscar las mejores formas de financiación posibles para pagar el viaje, como los mejores préstamos online, también lo es ahorrar durante esos días.

Este ahorro tiene un claro reflejo no solo en que cuanto menos necesitamos más opciones de financiación, sino también en que esta sea más barata y así poder disfrutar más y mejor de estas vacaciones a las siguientes.

Esto también se extiende incluso si no te desplazas. Son muchos los que disfrutan de sus vacaciones en su ciudad y entorno, realizando muchas actividades que no pueden realizar cuando su rutina es normal. Para todos ellos, los que se desplazan cerca, o lo hacen al extranjero incluso para los que no viajan, os dejamos:

Consejos de ahorro en vacaciones para los que viajan

Como sucede en el resto del año la base para ahorrar en vacaciones está en planificar y controlar nuestros gastos que incluso nos permite poder conseguir un pequeño dinero sobrante que nos permita planificar otro proyecto o darnos un capricho en el futuro. Un ahorro, que en muchas ocasiones comienza antes de comenzar el viaje.

La eterna pregunta ¿reservar anticipadamente o hacerlo a última?

Más allá de lo extraordinario de la situación que se está viviendo en 2020 y 2021, en la que sí que habrá que esperar a casi última hora para decidir qué hacemos, dentro de los límites que existan, es cierto que muchos empiezan a planificar sus próximas vacaciones casi a continuación de haber acabado las anteriores, y a desembolsar su dinero con muchos meses de antelación.

Aquí está una de las grandes disyuntivas, reservar anticipadamente o hacerlo a última hora. Ambas pueden conllevar ahorro, ninguna garantiza que sea económicamente la mejor, pero también tiene sus riesgos y desventajas.

Si optamos por anticipar la reserva, en la mayoría de los casos obtenemos un descuento. Lo que es importante es determinar si este descuento es tan importante económicamente para anticipar un dinero, que siempre podemos conseguirlo si no lo tenemos de forma financiada, y especialmente si esta reserva previa genera algún tipo de vinculación. Muchas veces este descuento es sobre un precio tarifa o precio base que puede reducirse muy por encima de este descuento a última hora.

Por ello, debemos cubrirnos sobre cualquier imprevisto que nos impida hacer el viaje y perder el dinero, ya sea porque sea una condición de la reserva o a través de un seguro viaje y buscar siempre que el descuento sea atractivo. La mayor ventaja que tenemos es que las opciones de elegir el destino y tipo de viaje que queremos son mucho mayores.

Si elegimos esperar a última hora, esta elección de destino muchas veces no es posible, por ello es especialmente recomendable para aquellos que no tengan un destino fijo y se amoldan a varios mientras que tengan buenas condiciones. La variable precio puede moverse al alza, si quedan pocas plazas de un destino muy demandado, o, en sentido contrario, a la baja, en la búsqueda de ese chollo con los que conseguir un importante ahorro. Además, tenemos mucho más asegurado que ningún contratiempo impida las vacaciones. En general, para conseguir ahorro tienes que ser flexible en tu destino.

Ahorrar en los desplazamientos

Elegido destino, los desplazamientos son sin duda una de las principales partidas de gasto en verano. Pensemos además que suele coincidir con la época de mayor uso de los medios de transporte y con ello precios más elevados en billetes, pero también en el caso del combustible si vas a usar el coche propio.

Medios de transporte ajenos

Anticipar o no es siempre una incógnita y como hemos dicho dependerá mucho de la demanda del lugar de destino. Por ello, la mejor forma de ahorrar es ser flexible en los días en los que viajemos.

Uno de los cambios de hábitos más importantes que han tenido los españoles en los últimos años es romper con la costumbre de coger un mes entero fijo y centrar las vacaciones esencialmente en agosto. Siendo más flexibles durante el verano y dentro de la semana incluso los días (días centrales de la semana suelen ser más económicos que de viernes a lunes), puedes conseguir precios muy competitivos.

Medios de transporte propios

Para ahorrar en combustible es fundamental cuidar varios aspectos:

  • El primero es tener el coche a punto para el viaje. Muchas veces un coche con algún problema o anomalía mecánica, desde ruedas desgastadas a nivel de aceite inadecuado conlleva no solo un riesgo de avería sino también un mayor consumo.
  • En segundo lugar, también hay que adecuar ciertos hábitos que elevan el consumo entre los que está viajar a velocidades elevadas o tener el coche excesivamente cargado. También tener el depósito lleno antes de las fechas clave de entrada/salida, cuando se elevan casi siempre los gastos, supone un pequeño ahorro.
  • Por último, usar la tecnología es de gran ayuda. Una de las vertientes son las apps que informan de los precios oficiales de combustible con lo que sobre una ruta determinada podemos elegir aquellas estaciones de servicio con precios más competitivos. A esto se une el uso de ciertos modos de pago, como tarjetas de crédito, que ofrecen descuentos ya sea directos (sobre el precio) o cruzados (en otros establecimientos o en vales regalo) si dispones.
También es importante incluir lo económico en la planificación de la ruta de vacaciones. Por ejemplo, no siempre se ahorra si no usamos peajes. Las rutas alternativas por mayor longitud o tener que salvar desniveles pueden generar un mayor gasto de combustible que acabe con ese ahorro o lo aminore. Existen muchas aplicaciones que te ayudan indicándose una estimación de gasto y así poder comparar.

Ahorra en el destino

Hoteles, desplazamientos, comidas, regalos,… los gastos también en destino, estos consejos pueden ser de gran ayuda:

  • Si vamos a un hotel, considerar las opciones de todo incluido. Las comidas, bebidas y otros gastos imprevistos pueden suponer hasta un 60% de nuestros gastos en vacaciones.
  • Ajustar el lugar o calidad del destino: Más céntricos y/o en lugares más demandados se dispara el gasto, adecuémonos siempre a nuestras posibilidades reales.
  • Ábrete a nuevas opciones de alojamiento: Como compartir tu casa, que no deja de crecer y nos permite de forma muy económica conocer nuevos países o ciudades.

Control diario de tu gasto

Sea cual sea el viaje es importante controlar los gastos en el día a día. Muchas veces la ruptura con nuestras costumbres diarias nos lleva a ello, generando luego un importante problema económico que hay que financiar a la vuelta.

Así, aunque tengamos reservado y cerrado el precio de la parte más importante del viaje como el vuelo o el hotel, son los gastos extra los que muchas veces disparan nuestro presupuesto.

Por ello intentemos ser estrictos, aunque podamos admitir cierta flexibilidad, y no salirnos mucho de la cantidad que tengamos prefijada, incluido un dinero apartado para imprevistos. También existen ciertos costes que podemos evitar o disminuir con los siguientes consejos:

Gastos en telefonía

Un importe abultado en el recibo del teléfono supone para muchos una de las sorpresas más desagradables de las vacaciones. Por ello, ten en cuenta que fuera de la Unión Europea -donde no se aplica el roaming-, los costes pueden ser muy elevados.

Consulta la tarifa que te aplicarían con anterioridad, si existe alguna posibilidad de ahorro contratando alguna oferta y limite su uso. Una buena idea es usar WiFi públicas o del hotel y gestionar llamadas a través de este servicio de datos gratuito, pero siempre sin descuidarte y protegerte ante riesgos de seguridad, de información tan sensible como los datos financieros.

Uso de tarjeta de débito y de crédito

Otro punto importante son las comisiones de las tarjetas. La mayoría de las tarjetas, no todas, cobran una comisión por pago en otra divisa, por tipo de cambio. Esto puede

Por todo ello busque la forma más económica, si no es una tarjeta sin comisiones, si use dinero en efectivo para pequeñas transacciones.

Cuidado con los gastos extras

Pero ante hay que tener especial cuidado con los gastos no planificados. Por ejemplo, las excursiones de última hora suelen suponer un gasto importante porque se contrata compulsivamente sin comparar otras opciones, algo que gracias al acceso a Internet con nuestros dispositivos móviles podemos hacer de forma sencilla.

También es un sobrecoste la compra de suvenires en zonas turísticas. Analiza muy bien lo que compras y su coste.

Ahorrar si pasas las vacaciones en casa

Son muchos porque no pueden o porque prefieren pasar sus vacaciones en casa, disfrutando de muchas actividades que no pueden hacer, incluso algunas programadas exclusivamente para el verano, como festivales, cine al aire libre, exposiciones, etc.

Cuida tus gastos en el hogar en vacaciones

Uno de los principales gastos está en el aire acondicionado, y especialmente relacionado dos costumbres más que habituales que multiplican su gasto:

  • La primera, mantenerlo encendido cuando no hay nadie en casa.
  • La segunda usarlo a muy bajas temperaturas, por debajo de lo que necesitamos para estar confortables.

Es conveniente encenderlo a temperaturas superiores a los 24º centígrados. Por cada grado menos de temperatura, el consumo de energía en aire acondicionado aumenta entre un 6% y un 8%. No hay que olvidar que el aire acondicionado supone hasta el 10% del consumo anual de energía de muchos hogares.

Disminuyamos el gasto en la cocina. Las placas vitrocerámicas o de inducción son cada vez más comunes, pero también consumen más que una cocina de gas. Si sustituimos buena parte de nuestra dieta de verano por ensaladas o frutas de temporada sin elaborar, además de tener un hábito saludable conseguiremos un ahorro para nuestro bolsillo.

Los gastos cuando sales fuera de casa

El ahorro que hemos logrado solo por el mero hecho de no tener que desplazarse ya supone un incentivo importante a la hora de permitirse hacer otras actividades, pero puedes ahorrar también con algunos gestos.

Por ejemplo, ir a sitios que pueden estar más concurridos por los turistas de fuera suelen tener precios mucho más elevados que en momentos de temporada baja, especialmente en bares o restaurantes.

Por el contrario, fuera de estos circuitos turísticos existen muchas posibilidades de disfrutar de actividades de ocio sin tener que gastar de más. De nuevo una correcta planificación, revisando antes las agendas culturales de ayuntamientos y otros organismos son de una enorme ayuda.

En definitiva, controlar los gastos de tus vacaciones te ayudará a evitar sobresaltos financieros, que pueden hacer que la vuelta a la actividad, que coincide con la vuelta al colegio, sea lo menos dura posible, al que se añade que puedan surgir cualquier tipo de imprevistos. Siguiendo al menos algunos puntos de esta estrategia para ahorrar si viajas conseguirás disfrutar de estos días de descanso pero por menos dinero.