Cómo funciona el seguro de un préstamo

Por lo general, un seguro de un préstamo al consumo, como un préstamo personal o un préstamo coche, cubre aspectos como:

  • No poder asumir las cuotas en caso de pérdida de empleo o empeoramiento de la situación económica personal.
  • En caso de que el producto adquirido se dañe, se pierda o sea robado (si son vinculados a una compra).
  • En caso de muerte del tomador del préstamo

Normalmente, las entidades prestamistas cobran una comisión en caso que el tomador del préstamo adquiera un seguro junto con el préstamo. Contratarlo, excepto en algunos casos puntuales, no es obligatorio.

Lo que es importante es que la entidad te informe en todo momento de que este producto adicional o vinculado está incluido, o cuál es su coste. Piensa que, en caso de tener un coste, éste se refleja no en la TIN (intereses nominales) sino en la TAE (tasa anual equivalente, que incluye también comisiones y otros gastos).

Del mismo modo, puedes contratarlo por error o despiste, y tienes derecho a cancelarlo sin que, en principio, cambien las condiciones del préstamo inicial.

El valor de un seguro de un préstamo personal

A menudo, los seguros de los préstamos personales sirven de protección para que el prestamista recupere el dinero en caso de problema con el tomador, y no tanto como beneficio directo para éste.

Así que antes de contratarlo, te recomendamos:

  • Ver y valorar si ya tienes en activo otros seguros que te cubren como un seguro de vida, un seguro del hogar o un seguro de coche.
  • Pregunta a la entidad prestamista el coste real del seguro y las coberturas para ti, no a nivel mensual sino total (por la duración del préstamo).
  • Considera un seguro a la que crezca el importe del préstamo. Por ejemplo, no es tan conveniente asegurar un préstamo de 300 euros, pero si son 5000 euros, pues es un aspecto que podrías valorar de otro modo.
  • ¿A cuánto asciende el beneficio de la póliza? Considera si el beneficio coincide con el tamaño de la deuda. Si el beneficio es mayor que la deuda, es posible que estés pagando primas por algo que no necesitas.

Otras preguntas que debes formularte sobre los seguros de préstamos

Te interesará saber si se agregará la prima del seguro a tu préstamo. Lo habitual en muchos casos es que se proponga que el coste del préstamo sea financiado junto con el importe del propio préstamo. Esto puede implicar que pagues más intereses, porque el dinero total solicitado aumenta (respecto a lo que habías solicitado inicialmente).

Por otra parte, debes saber qué puedes reclamar. Puede haber límites a lo que cubre el seguro. Por ejemplo, la mayoría de las pólizas sólo cubren el desempleo involuntario (si to despiden o finalizan tu contrato), no si decides renunciar, con una baja voluntaria.

Asimismo, debes conocer cuáles son las exclusiones de la póliza. Hay situaciones en las que es posible que no puedas utilizar la póliza si tienes una afección médica preexistente, tienes más de cierta edad o trabajas por cuenta propia (autónomo).

Pregunta también, o consulta los documentos del seguro, para saber si existen límites en la cantidad y/o la duración del beneficio reclamable. En algunos casos, solo se te paga un porcentaje del saldo pendiente y los pagos a plazos, las cuotas, pueden detenerse después de un tiempo limitado. Averigua también si existe alguna condición para realizar reclamaciones: es posible que deba trabajar un número determinado de horas para cumplir con la definición de “trabajador por cuenta ajena”. También puede haber períodos de espera (carencias) que se apliquen antes de que puedas presentar una reclamación.

¿Cómo se presenta una reclamación en un seguro de un préstamo?

Para empezar, querrás enviar una reclamación lo antes posible. Es importante presentar una reclamación lo antes posible después del evento asegurado. Si esperas, puede haber una brecha entre lo que paga tu póliza y la deuda que debes: no esperes.

  • Visita el sitio web de la entidad aseguradora para conocer los pasos a seguir para reclamar el seguro de crédito al consumidor.
  • Informa a tu aseguradora de cualquier dificultad, incluyendo problemas con las próximas cuotas del préstamo. Si hace falta, pídeles que posponga la acción de recuperación mientras procesan tu reclamación.
  • Acelera el proceso proporcionando toda la documentación que te pidan.
  • Si tienes cualquier problema, comunícate con el departamento de soporte o abre una disputa si crees que el seguro se te vendió injustamente.

Si el problema se da en los primeros 14 días desde que contrataste el préstamo y el seguro, puedes utilizar tu derecho a retractarte de dicho contrato sin penalización alguna. También tienes vías como Consumo o asociaciones de consumidores en caso de que la situación empeore sin solución a la vista.