Precauciones previas a tomar un crédito

25.7.2019 (Tiempo de lectura: 5 minutos)

Blog

Todos los tipos de créditos ameritan un compromiso futuro, y es por tal razón que resulta difícil saber si podemos cumplir con los pagos en el tiempo establecido. Para no esperar que una mala experiencia nos sorprenda, es importante tomar precauciones en función de aumentar las probabilidades de éxito.

Los préstamos urgentes son una herramienta muy beneficiosa que hay que saberla llevar. A continuación, presentamos unos consejos útiles para adquirir un préstamo sano.

Riesgo de crédito

Es un concepto financiero que se emplea para designar la probabilidad de que el deudor no tenga los medios para amortizar la totalidad de los pagos.Éste se conoce como posibilidad de incumplimiento. Pero existe otro parámetro vinculado con la magnitud de la deuda. Dependiendo de la severidad de la cifra, la entidad calculará el porcentaje de pérdida ocasionado por el impago y sobre la base de ello se apelará al cobro recalculando intereses.

En el cálculo del riesgo de crédito influyen diversos factores que deben ser medidos antes de contraer la obligación crediticia.

  • Primero de ellos es la capacidad, que busca saber la habilidad de la persona para generar fondos que le permitan saldar la deuda. Se considera la estabilidad económica, el salario, su independencia económica, entre otras cualidades.
  • Segundo, asimismo, se analizan los apoyos colaterales, constituidos por todos aquellos bienes que pueden funcionar como garantía en caso de que el cliente no cuente con la liquidez para pagar. Por último, se comprueba la solvencia moral mediante documentos fiables como referencias bancarias o historiales de crédito.

Conceptos que debes saber antes de pedir un crédito

  • Tasa de interés: es un porcentaje que representa la cantidad de dinero que debes pagar al banco, o ente financiero, por haber concedido el préstamo. Estas pueden fluctuar en relación al lapso establecido. Sin embargo, algunas instituciones establecen una tasa de interés fija, los cuales ofrecen mayor confiabilidad pues te podrás organizar tomando como referencia una cifra estable.
  • Comisiones: se trata de unas cantidades que descuenta el acreedor debido a gastos por operaciones. Existen varias clases de comisiones, por ejemplo, las de apertura, anualidad, pago tardío, cobranza e incluso las que se derivan de pagos adelantados. Éste es un parámetro que debes concretar con tu prestamista porque influye en el costo final de la deuda.
  • Costo anual total (CAT): es un indicador especializado que se usa con el fin de cuantificar el costo global de un crédito. En el CAT se incluyen las comisiones, la cuota anual, las primas de seguros u otros afines. Analizar esta variable te puede ayudar a realizar comparaciones de diferentes productos crediticios y así elegir el que mejor se adapte a tus intenciones.
  • Seguros: en el caso de algunos créditos (hipotecarios o automotrices) se contratan seguros para proteger los bienes negociados. Aun así, unos se adquieren por si se produce una situación de desempleo o simplemente la muerte. Debes asegurarte de preguntar si el préstamo incluye seguro y estudiar alternativas antes de decidirte.

Detalles adicionales que debes considerar

Los asesores financieros no siempre recomiendan solicitar un crédito con aval porque se condiciona psicológicamente al deudor a no pagar la deuda. Ahora bien, es un buen método de emergencia reservar un bien como garantía si se presentase la ocasión de no poder cancelar los giros correspondientes.

Un elemento que suele pasarse por alto es la tabla de amortización porque las personas confían en su habilidad para recordar las fechas de corte. Pero echar un vistazo a este calendario que refleja los pagos pendientes puede evitarte olvidos, y, además, debes revisarla para cerciorarte de que no exista ningún error.

Aunque parezca un consejo redundante, estar informados acerca del producto crediticio que vamos a adquirir es una precaución básica. Manejar el lenguaje financiero ahorrará malentendidos y eventos inusitados que pudiesen desequilibrar la economía individual. Siendo esto así, hemos dedicado el artículo a proporcionar un breve resumen de los términos que debe conocer el cliente para tener una experiencia satisfactoria.

¿Te gusta este artículo? Compártelo con tus amigos

Compartir en Facebook

¿Tienes alguna pregunta o alguna experiencia propia? Compártela en los comentarios.

También podría interesarte