Para aquellos que actualmente tengáis un préstamo personal o una hipoteca con una entidad financiera es posible que os preguntéis si merece la pena amortizar total o parcialmente la deuda, siempre y cuando contéis con la oportunidad de hacerlo.

Las cuestiones más frecuentes son: ¿es rentable siempre? ¿Me ahorro dinero? ¿Cuándo debo hacerlo y cuándo no?

En este artículo respondemos a estas y más preguntas para que sepas cómo actuar cuando llegue el momento.

¿Qué significa amortizar un préstamo personal anticipadamente?

Por amortizar un préstamo personal o una hipoteca entendemos devolver la cantidad prestada junto con los intereses generados. De modo que, realizar una amortización anticipada significa devolver el préstamo antes de tiempo, es decir, antes del plazo de devolución pactado inicialmente con la entidad.

Encuentra el mejor préstamo

Tipos de amortización anticipada

A la hora de amortizar un préstamo personal de manera anticipada, nos encontramos con las siguientes posibilidades:

Amortización parcial

La amortización parcial de la deuda consiste en satisfacer partedel capital que se debe, lo que a continuación nos permite decidir si queremos acortarlos plazos de pago o reducir las cuotas periódicas que abonamos.

Piénsese que, tras realizar una amortización anticipada, estamos reduciendo el capital total que queda por devolver, por lo que debemos proceder a ajustar o bien las cuotas mensuales a pagar o bien el plazo de devolución, acorde con la nueva cantidad a devolver.

Amortización total

A través de la amortización total del préstamo estaríamos devolviendo todo el capital pendiente a la entidad. De este modo, la deuda quedaría saldada a través de esta amortización y nos ahorraríamos unos intereses considerables.

¿Cuesta dinero amortizar anticipadamente un préstamo?

En primer lugar, antes de tomar ninguna decisión relativa a la amortización del préstamo, debemos cerciorarnos de si la entidad cobra alguna comisión por realizar esta operación. Y es que, son libres de hacerlo, aunque por suerte la cantidad que pueden cobrar está regulada por ley.

Según dicha ley, la comisión no puede superar el 1% del capital devuelto si quedan más de doce meses para pagar el préstamo contratado, y no puede ser más del 0,5% si queda menos de un año para pagar el préstamo.

Por ejemplo, si tenemos un préstamo contratado del que nos queda más de un año para pagar y queremos amortizar 6.000 € para reducir la deuda, la comisión a pagar sería del 1%, es decir, de 60 €. En cambio, si quedan menos de doce meses para terminar de pagar el préstamo, la comisión será del 0,5%, es decir, de 30 €.

Así, si tenemos en cuenta los intereses que nos estaríamos ahorrando por realizar la amortización anticipada, nos daremos cuenta de que, aun teniendo que pagar la comisión al banco, sigo saliendo más rentable realizar la amortización por los intereses que nos estaríamos ahorrando.

Ventajas de amortizar un préstamo anticipadamente

Las principales ventajas de amortizar un préstamo anticipadamente son las que se muestran a continuación:

  • A no ser que el tipo de interés o, mejor dicho, la TAE que estemos pagando sea del 0%, estaremos ahorrando intereses y, por tanto, devolviendo menos dinero a la entidad prestamista.
  • Al haber saldado la deuda antes de tiempo y haber ahorrado en intereses que pensábamos tener que pagar, tendremos mayor renta disponible que podemos destinar a otros fines, como, invertirlos en otros productos que nos den rentabilidad, o simplemente gastarlo en otros bienes o servicios que necesitemos.
  • Posibilidad de solicitar otros créditos en el futuro, ya que, al haber saldado una deuda, y quizás no tengamos ninguna otra en ese momento, tendremos más posibilidades de que nos concedan otro crédito que podamos necesitar.
  • Tranquilidad personal de que ya no tenemos ningún compromiso con la entidad, pues nuestra deuda está saldada y no puede haber repercusiones en caso de impago de cuotas o imposibilidad de continuar devolviendo el préstamo.

Desventajas de amortizar un préstamo anticipadamente

En cuanto a las posibles desventajas de la amortización anticipada de un préstamo, estas solo surgirán dependiendo de la situación financiera personal de cada uno.

Por ejemplo, si por amortizar la deuda vas a quedarte sin ahorros, quizá no sea lo más conveniente, pues siempre debemos dejarnos un colchón de fondos en la cuenta corriente por si surgiera cualquier imprevisto.

¿Cuándo es más rentable amortizar un préstamo?

En general, durante casi toda la vida del préstamo sería rentable amortizar total o parcialmente el préstamo, suponiendo que la TAE sea distinta del 0%. Pero, sobre todo, merece más la pena realizar amortizaciones de la deuda cuando aún nos quedan bastantes cuotas por pagar, esto es, al principio o a mitad de la vida del préstamo.

Cómo amortizar el préstamo: reducir cuota o disminución del plazo

En el caso de plantearse amortizar el préstamo bancario, la pregunta del millón es: ¿cómo lo hago? ¿Ahorro más dinero reduciendo la cuota a pagar o disminuyendo el plazo de devolución?

Lo cierto es que de ambas maneras estaremos ahorrando dinero para nuestros bolsillos, en forma de ahorro de intereses a pagar, aunque con la segunda opción ahorraremos ligeramente más que con la primera.

Reducción de la cuota a pagar

Si de repente contamos con un ingreso extra con el que no contábamos y decidimos utilizarlo para realizar una amortización anticipada del préstamo, a continuación, deberemos decidir si mantenemos el mismo plazo de devolución y disminuimos la cuota mensual a pagar, o si nos mantenemos pagando la misma cuota y se reduce el plazo de devolución.

Si escogemos mantener el plazo y reducir la cuota mensual a pagar, el ahorro de intereses sería el siguiente: supongamos un préstamo de 10.000 € a devolver en cinco años, a un tipo de interés del 7,35%. Con estos datos, la cuota mensual a pagar es de 200 € y los intereses totales que habremos pagado al final del préstamo son de 1.980 €.

Si hacemos una amortización parcial de 1.000 € y decidimos mantener el plazo de devolución, la cuota se reduce a 180 €, y los intereses finales serán de 1.782 €.

Disminución del plazo de devolución del préstamo

Si elegimos disminuir el plazo de devolución estaremos ahorrando aún más intereses que con la primera opción.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si hacemos la misma amortización parcial de 1.000 € y decidimos mantener la cuota de devolución en 200 €, el plazo de devolución se reduciría en siete meses y los intereses finales que acabaríamos pagando serían de 1.564 €.

¿Cuándo no merece la pena amortizar un préstamo?

Los únicos casos en los que puede no merecer la pena amortizar un préstamo de manera anticipada son los siguientes:

  • Si el TAE es del 0%, ya que no estaríamos pagando nada a la entidad por el préstamo recibido y podría ser más rentable destinar el dinero con el que pensábamos amortizar la deuda en otros fines, ya sea de inversión o simplemente en algún bien o servicio que necesitemos.
  • Si quedan pocos plazos de devolución del préstamo (menos de doce), ya que el ahorro del interés será inapreciable y a lo mejor supone más esfuerzo destinar esos fondos extra recibidos en la amortización en vez de en otro fin que podamos necesitar más.

Así, salvo en estos dos casos aislados, siempre se recomienda realizar amortizaciones del préstamo personal si tenemos la oportunidad.

Fuentes: Evo banco, BBVA, ING, El Mundo, Economía Responsable, La Vanguardia, ABC, Finanzas.com

Encuentra el mejor préstamo y crédito onlineVer los mejores préstamos
image