Si hasta aquí te parece interesante, debes tener en cuenta que la reunificación de deudas sólo es útil en algunos casos, con el objetivo de reducir la deuda general, facilitarte la administración del dinero y, de paso, ahorrar.

¿Qué es la reunificación de deudas y cómo funciona?

La reunificación de deudas es un préstamo personal que se obtiene con el propósito de usar el dinero para liquidar todas tus otras deudas actuales.

Si tienes deudas de consumo de múltiples fuentes, por ejemplo más de una tarjeta de crédito y un préstamo personal, entonces tendrás cuotas que se cargan en tu cuenta en diferentes días, con importes distintos. Controlar que siempre haya dinero en tu cuenta para evitar descubiertos y sorpresas puede ser estresante: cualquiera puede despistarse, o realmente afrontar un momento donde no puedes añadir efectivo ni cumplir con la cuota.

Sea cual sea el motivo, la reunificación de deudas te permitirá convertir todas tus deudas en un solo préstamo. Con estos fondos, podrás liquidar tus otros pagos pendientes. No estarás libre de deuda, porque te quedará uno por pagar (el de la reunificación de deudas) pero sólo pagarás una cuota, en una fecha, y por el importe que te sea cómodo. Podrás controlar tus finanzas y sabrás exactamente el día en que se acaba la deuda.

Para que esto sea eficiente y suponga un ahorro, la reunificación de deudas debe costar menos que todos tus préstamos combinados. Ahí por ejemplo debes pensar en el coste de cancelación de las otras deudas, si las hay.

Situaciones en las que un préstamo de consolidación de deuda podría ayudarte

Aquí es donde la reunificación de deudas puede serte útil:

  • Tienes varias deudas con diferentes cuotas. Estos podrían incluir deudas de tarjetas de crédito, préstamos personales, préstamo para coche o préstamos de estudios.
  • Estás luchando para hacer los reembolsos de las diferentes deudas cada mes.
  • Estás buscando una forma más económica de pagar tus deudas.
  • Encuentras que llevar un registro de todas tus deudas es confuso y estresante.

Pasos para reunificar tus deudas con un préstamo personal

A continuación te damos todos los pasos que debes seguir para explorar esta opción:

  1. Calcula cuánto necesitas pedir prestado para cubrir tus deudas:
    • Primero, haz una lista de todas tus deudas. Normalmente deberás iniciar sesión en tus cuentas bancarias o entidades prestamistas para recuperar estos datos.
    • Anota cuánto debes, haciendo coincidir la deuda con el importe total adeudado.
    • Consulta con cada entidad si hay comisiones por cancelación anticipada. Algunos préstamos personales, por ejemplo, vienen con tarifas de interrupción del 0,9% máximo.
    • Suma la cantidad adeudada más estas comisiones para calcular cuánto debes en total.
    • Calcula el interés que pagarás con tus deudas actuales. Compara esto con el interés total que pagarás con el nuevo préstamo.
    • Antes de obtener un préstamo de reunificación, debes analizar si puedes tirar adelante sin el préstamo.
  2. Si tienes los medios para pagar tus deudas sin obtener otro préstamo, debes considerarlo. También aunque sea una cancelación parcial.
  3. Calcula cuánto necesitas pedir prestado para cubrir tus deudas. Resta cualquier deuda que hayas liquidado con tus propios fondos. Incluye todos los gastos adicionales.
  4. Investiga y compara productos de préstamos personalespara encontrar uno que satisfaga tus necesidades.
  5. Compara tu deuda total con la deuda en la que incurrirás con el nuevo préstamo personal. ¿Cuesta más pagar un nuevo préstamo personal? En caso afirmativo, no procedas a reunificar.
  6. Si te resulta más barato obtener un nuevo préstamo personal y consolidar tu deuda, puedes solicitar el préstamo personal. Asegúrate de verificar los criterios de elegibilidad para ver si los cumples de antemano (ASNEF, etc.).
  7. Usa los fondos para pagar todas tus otras deudas, junto con cualquier comisión o cargo.
  8. Continúa pagando las cuotas de tu nuevo préstamo personal hasta que haya sido reembolsado.

¿Qué cosas debo hacer y cuáles evitar en la reunificación de deudas?

En esta sección te indicamos las cosas a hacer:

  • Considera todos los costes de reunificar: esto incluye el coste del nuevo préstamo. Incluye posibles comisiones, intereses y otros gastos. Las calculadoras de préstamos pueden ayudarte.
  • Considera un préstamo con aval: Los intereses de un préstamo sin aval son más altos que los de un préstamo con aval. Al ofrecer un activo (como tu coche) como garantía, podrías obtener una TAE más baja. Esto te ahorrará dinero durante la vigencia del préstamo.
  • Habla con tu entidad actual: intenta negociar con tus prestamistas actuales para tener en cuenta tu situación financiera, por ejemplo, para obtener carencias.
  • Lee la letra pequeña: al igual que con cualquier préstamo, debes leer la letra pequeña para comprender detalles específicos, cuotas y condiciones.

Y también te recomendamos lo que debes evitar hacer:

  • No cambies a un plazo más largo sin calcular el coste: es posible que tengas cuotas mensuales más bajas, pero el coste total del préstamo podría ser mayor. Esto se debe a que pagarás intereses durante más tiempo. Considera este coste en tus cálculos si estás considerando un préstamo a más largo plazo.
  • No olvides verificar si el nuevo proveedor de crédito es fiable: asegúrate de que se trata de una entidad registrada, operativa y que cumple con la normativa.
  • Evita transferir tus deudas a tu hipoteca: los préstamos hipotecarios generalmente tienen plazos más largos. Agregar tus deudas a tu hipoteca podría conducir a pagar más intereses durante la vigencia de dicho préstamo o poner en peligro tu casa.
  • No te endeudes: evita recurrir a préstamos para algunos gastos o modera el uso de tarjetas de crédito hasta que liquides tus cuotas pendientes, para salir cuanto antes de una situación de sobreendeudamiento.

¿Cómo puedo aprovechar al máximo la reunificación de deudas?

Finalmente, te damos algunos consejos para sobrellevar esta situación con comodidad:

  • Establece un presupuesto para administrar las cuotas y cúmplelo . No olvides incluir tus cuotas en tu presupuesto mensual, junto con facturas y el alquiler. Busca herramientas de gestión financiera o apps que te ayuden a realizar un seguimiento de tu deuda o a presupuestar los meses.
  • Configura recordatorios o una opción de débito directo para las cuotas. De esta manera, es menos probable que lo olvides. Asegúrate de tener suficiente dinero en tu cuenta para débitos directos.
  • Realiza pagos adicionales para liquidar su deuda antes de tiempo. Las cancelaciones parciales podrían tener un coste asociado o no, dependiendo del prestamista.
  • Mantén un control sobre tus finanzas domésticas. Controla tus deudas al no hacerte cargo de otras deudas nuevas, lo que evitará situaciones indeseables donde podrías acabar inscrito en un registro de morosos como ASNEF.
  • Busca formas de reducir los gastos, y prioriza durante los meses difíciles.